sábado, 16 de diciembre de 2017

INCA GARCILASO DE LA VEGA

EL LEGADO

Gómez Suárez de Figueroa, nombre real de quien en vida fuera conocido como el
Inca Garcilaso De La Vega nació en el Cuzco-Perú, Gobernación de Nueva Castilla,
12 de abril de 1539 - Córdoba, España, 23 de abril de 1616.




"De tránsito por esta vida entre 1539 y 1616, hasta fines del siglo XIX poco se sabía de la existencia del Inca Garcilaso de la Vega más allá de lo que él mismo informara en sus cuatro obras conocidas:
Traducción de los Diálogos de Amor de León Hebreo, 1590.
La Florida del Inca, 1605.
Los Comentarios Reales de los Incas, 1609.
La Historia General del Perú, 1617."













"Sin embargo, durante el siglo XX, gracias a la aparición de nuevos documentos sobre su vida, de manuscritos autógrafos y hasta el hallazgo de un ejemplar de la Historia General de las Indias de Francisco López de Gómara con anotaciones del Inca, además de la acuciosa investigación de eminentes garcilasistas, se pudo cambiar nuestra percepción sobre este personaje."













"Un siglo después, se puede concluir que el Inca Garcilaso no solo fue el primer americano que publicó una obra de importancia en Europa y, además, el primer mestizo peruano de relevancia intelectual, sino que también se convirtió en uno de los autores más traducidos de la literatura hispanoamericana."













"Hoy sabemos que Garcilaso, hijo de una princesa Inca y un capitán español, nutrido en su infancia de la cultura andina pero forjado luego dentro del renacentismo europeo, tuvo por objetivo mostrar en su obra la grandeza del Tahuantinsuyo y la excelencia de la cultura hispana sentada en las Indias."













"Siempre tratando de complementar o enmendar las noticias de anteriores escritores y tratando de lidiar con la tensión producida por el choque de ambas culturas. Queda además presente su condición de americano orgulloso de la fusión biológica y cultural que representaba y que lo coloca como el primer mestizo espiritual, el primero en reconocer la valía de tal condición."













"Ya nadie duda de la importancia de aquel ilustre cuzqueño alejado de su tierra. Ese ilustre escritor apenas conocido hace cien años, el Inca Garcilaso de la Vega, ha pasado a convertirse en el peruano más representativo de nuestra historia y en uno de los máximos representantes de la literatura hispanoamericana. Es por ello que la Biblioteca Nacional del Perú lo recuerda con una muestra que resume los aspectos más saltantes de su vida y obra."


















Palabras de agradecimiento al personal de la "Biblioteca Nacional del Perú", por el apoyo prestado para la realización de este reportaje fotográfico.



________________________________________________________________________
Fotografías: son propiedad de Gino L. Ataucusi Arenas

Texto: Afiche de exposición

viernes, 15 de diciembre de 2017

FONDO ARTÍSTICO DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL PERÚ

25 AÑOS
1992 - 2017

Alejandro Alayza: Dos personajes. 1992. Óleo sobre tela, 137 x 158 cm.





César Campos: Tumi. Metal soldado, 87 x 91 x 37 cm.





Fernando de Szyszlo: Sol negro. Acrílico sobre lienzo, 150 x 150 cm.





Ramiro Llona: Horizonte vertical. Óleo sobre tela, 190 x 240 cm.





Lika Mutal: S/T. Piedra tallada y fierro, 47 x 34 x 32 cm.





Carlos del Rosario: Serpientes y felinos. Grabado - Monotipia, 100 x 70 cm.





Ricardo Wiesse: S/T. Técnica mixta sobre nordex, 245 x 140 cm.




Susana Roselló: S/T. 11 Piezas de madera de caoba ensamblada, 114 x 165 x 225 cm.





Mercedes Villanueva: S/T. Óleo sobre lienzo, 130 x 74 cm.





Guillermo Osores: S/T. Técnica mixta - acrílico y texturas, 150 x 120 cm.





Benito Rosas: Personaje. Mármol tallado, 160 x 40 x 45 cm.





Luz Negib: La familia Pérez. Óleo sobre madera, 200 x 160 cm.





Edith Sachs: S/T. Óleo sobre tela, 195 x 130 cm.





Sonia Prager: Ensamble. Mármol guinda, 120 x 80 x 20 cm.





Adolfo Winternitz: El Bosque. 1984. Óleo sobre papel adherido a tela, 150 x 100 cm.





Jorge Ara: S/T. Grabado - Litografía, 35 x 40 cm.





Ana Maccagnno: Personaje mirando afuera. Madera recubierta en peltre, 66 x 46 x 39 cm.




Palabras de agradecimiento al personal de la "Pontificia Universidad Católica del Perú", por el apoyo prestado para la realización de este reportaje fotográfico.



________________________________________________________________________
Fotografías: son propiedad de Gino L. Ataucusi Arenas

martes, 12 de diciembre de 2017

DIABLO

DANZA DE ICHOCÁN
Cajamarca - Perú

Gabriel Tejada: Los Diablos danzan mientras se realiza la quema de castillo de fuegos artificiales,
una de las principales actividades de la "víspera" 




"Los diablos de Ichocán son alegres y traviesos, antes que malvados. Cuenta la tradición que San Isidro, agricultor que dedicaba gran parte de su tiempo a la oración, realizaba prodigios cuando labraba las tierras de su patrón. Satanás, al ver esto, envió a unos demonios para que tentaran al santo con mujeres y riquezas, pero fueron derrotados. La danza tendría su origen en la piedad mostrada por San Isidro, quien intercedió ante Dios por los diablos vencidos. Ellos, en agradecimiento, suplicaron que les permitiese bailar en su honor, dando así inicio a la danza de los diablos." (1)





Gabriel Tejada: Familia Tapia Abanto





Gabriel Tejada: La relación entre los diablos y la agricultura se expresa en esta danza de gratitud hacia
San Isidro por los productos obtenidos.




"La festividad en honor de San Isidro se celebra el tercer domingo de mayo, en el distrito de Ichocán, provincia de San Marcos y ha sido declarada Patrimonio Cultural de la Nación. En ella se festeja y agradece por los productos obtenidos a través de las faenas agrícolas, durante la cosecha del maíz y el trigo, fusionando el ritual católico con la tradición prehispanica." (2)





Gabriel Tejada: Julio Chávez Vásquez sosteniendo el retrato de su padre Walter Chávez Lezama





Gabriel Tejada: Familia Tapia Abanto





Gabriel Tejada: Steve Anthony Velásquez Pinedo





Máscara tradicional, colección familia Soto





Gabriel Tejada: La danza de los diablos se realiza alrededor de la plaza de armas, siguiendo un recorrido basado en el sistema de vueltas.
Se llama danza a las vueltas que se interpretan durante el día y contradanza a las ejecutadas durante la noche





Gabriel Tejada: Leonidas Zegarra Chávez "Cololo". Confeccionista de máscaras. Guardián de la estética del casco de los diablos,
así como profundo conocedor de la tradición de la festividad





Gabriel Tejada: Familia Tapia Abanto





Gabriel Tejada: Julio Chávez Vásquez





Juan Carlos Guido: Diablos de San Marcos en la capilla de la Virgen del Rosario





Máscara tradicional contemporánea elaborada por Edgar Tapia Espinoza





Augusto Torres: Niños danzantes




"Los danzantes le hacen una promesa a San Isidro: bailar al menos doce años consecutivos; de no cumplirla tendrán mala suerte. Cuando los niños se inician en el baile, les dicen que de no hacerlo así, vendrá el Diablo a llevarselos. Y de esta manera aseguran la continuidad de la tradición, para disfrute de todos." (3)





Gabriel Tejada: Marilyn Valera Cueva





Augusto Torres: Poeta, compositor y danzante. Es un referente de la danza de los diablos, por la destreza y
la fuerza con la que ha bailado





Gabriel Tejada: La calavera aparece la noche del domingo, en la última contradanza. Mientras espera para aparecer ese día,
merodea por los campos aledaños al pueblo





Gabriel Tejada: No se puede precisar el año ni quién fue la primera mujer que se atrevió a vestirse de diablo, para expresar
su alegría en el baile. Se estima que fue en la década del 60 cuando algunas mujeres ichocaneras transgredieron la prohibición
y se ingeniaron para ingresar disfrazadas, arriesgándose a la reprimenda en sus hogares y escuelas 





Máscara tradicional, colección familia Soto





Gabriel Tejada: Diablo, asomándose...





Gabriel Tejada: Máscara de Rosa Cabanillas Tapia





Augusto Torres: La calavera aparece la noche del domingo en la última contradanza. Mientras espera para aparecer ese día,
merodea por los campos aledaños al pueblo





Gabriel Tejada: Carlos Orrillo Soto





Augusto Torres: Fabricio Alesandro Gonzáles Cabrera





Máscara tradicional, colección Víctor Cotrina





Gabriel Tejada: En una comitiva encabezada por los diablos, seguida del santo patrón, los devotos y las yuntas, la procesión
se encamina desde la capilla de San Isidro hasta la iglesia matriz, ubicada en la plaza de armas





Gabriel Tejada: Adrían Matías Pérez Torres. Existe la promesa hecha a San Isidro, cada diablo debe bailar 12 años seguidos,
de lo contrario dentrá mala suerte. Cuando los niños se inician en el baile, les dicen que de no cumpli la promesa,
vendrá el diablo a llevárselos. La intención es preservar la fiesta





Gabriel Tejada: Javier Chávez Vásquez




"Ichocán es conocido como "la posada de la larga vida", pues sus pobladores suelen vivir más de noventa años. Sin embargo, la habitual tranquilidad de este distrito se interrumpe durante tres días, para que los diablos bailen con jubilosa pasión. Semanas previas a la fiesta, los artesanos mascareros confeccionan y retocan las mascaras que lucirán los danzantes." (4)





Gabriel Tejada: Los festejos de la víspera se inician el día viernes con una misa, luego de la cual hacen su primera aparición
los Diablos, quienes presentan su saludo al santo patrón  con una danza que dura cerca de media hora





Gabriel Tejada: Imagen de "San Isidro Labrador", santo patrón de la fiesta, ubicada en la capilla del mismo nombre, en Ichocán





Máscara tradicional, colección Víctor Cotrina





Gabriel Tejada: Olenka Nima Chávez





Juan Carlos Guido: Deyvi Said Rojas Castañeda





Gabriel Tejada: Portón de la famillia Urrunaga Velásquez. Zaida Urrunaga Paredes




"Además de la danza de los diablos, el pueblo se convierte en escenario de diversos festejos como la presentación de las yuntas y el arreglo de los portones con productos de la zona. Encabezada por los diablos, seguida del santo patrón, los devotos y las yuntas, la procesión se encamina desde la capilla de San Isidro hasta la iglesia matriz, ubicada en la plaza de armas." (5)





Gabriel Tejada: Los diablos, protagonistas principales, homenajean al santo patrón de la agricultura y alegran al pueblo
al ritmo de la banda de músicos, bailando la marinera saltarina y el huayno





Juan Carlos Guido: Semanas previas a la fiesta, los artesanos mascareros de Ichocán confeccionan, restauran y
retocan las mascaras que lucirán los danzantes




Palabras de agradecimiento al personal del "Centro Cultural Inca Garcilaso", por el apoyo prestado para la realización de este reportaje fotográfico.



________________________________________________________________________
Fotografías: son propiedad de Gino L. Ataucusi Arenas.

Vídeos: